Poesía de Viaje

Escrito por Teresa Melo (Coodinadora del Taller de Poetas del Caribe y el Mundo “Jesús Cos Cause”

He tratado de no incluir nombres en estas breves crónicas, que son flachazos de lo intratable. No es justo, cuando no puede nombrarse a todos. La memoria crea espacios en blanco: son las cientos de fotos perdidas en las entrañas del huracán [Sandy]. Ahora sólo queda lo que se recuerda. Y recuerdo a los poetas viajando al municipio San Luis, durante años, acogidos por los entusiastas de allá con iniciativas de lecturas y palabras colgadas en tendedera. Allí el Encuentro promete volver.

Un día quisimos un viaje más largo, a la tierra profunda de Contramaestre (a largos kilómetros de Santiago [de Cuba]), ciudad donde un poeta y ser extraordinario nacido y vivido en Baire, coordinaba un taller literario de primera línea. A EDUAR ENCINA lo nombro; nos dejó el regusto amargo de despedirse joven, nos faltarán todos los textos que ese poeta mambí trocaría en nuevos libros y premios. Su risa inagotable camina entre nosotros.

Nombro, además, para agradecer, a la escritora MARÍA ELENA ELÍAS, promotora natural. A ella, a su tenacidad e incluso recursos (junto al maestro Chava) cada edición del Encuentro de Poetas debe el viaje a los lazos estrechos que se nutren en espacios diferentes: sea la plaza pequeña o círculo social de un poblado, un patio o una terraza abierta a la comunidad. Su peña Quijote Negro nos ha invitado al lejano municipio Guamá, al intrincado poblado Ramón de las Yaguas, y a lugares cercanos, pero igual de entrañables. En ellos se comparte un libro y una caldosa de la tierra; un poema y una canción popular; un homenaje con flores y un trago generoso que refresca los caminos. Es un día distinto para los escritores este de los viajes.

Al final regresamos conociéndonos más, desdibujando fronteras con México, Costa Rica, Francia, Puerto Rico, Dominicana…, con todos los que han hecho su propio viaje al Festival. Cuesta la despedida… y hay que decir varias veces: “Se va la guagua, poetas… Mañana es otro día, siempre hay otro día para abrazar…”.