PRENSA | Abrazos de fuego: El Festival del Caribe

Escrito por Teresa Melo

La Habana, 10 jul. (Granma) – ¿Existen los límites del Caribe? Si lo pensamos desde la geografía basta mirar los planisferios, pero hay un evento en Cuba que, desde hace 39 años, cuando surgió a partir del teatro de origen caribeño, ha derribado los conceptos estrechos con que era observada y encasillada nuestra región. Lo debemos a un grupo de estudiosos, poetas, teatristas, plásticos y entusiastas animados por el investigador y pensador único que fue y es Joel James Figarola, fundador de la Casa del Caribe de Santiago de Cuba. Desde la comprensión de la importancia y necesidad de la salvaguarda de las culturas populares, amenazadas por ese criterio raso de los manuales globalizados, que se ha propuesto la muerte del pensamiento identitario, autóctono, único, de resistencia y unidad, la visibilidad que la Fiesta del Fuego otorga es imprescindible.

Absolutas vigencias mantienen las declaraciones y llamamientos que durante estos años han refrendado los participantes del Festival, cuyo promedio anual ronda los mil amigos extranjeros y cifra similar de portadores de la cultura popular, artistas, investigadores y poetas de Cuba.

En esta edición homenaje, que no sustituye al Festival, pero ha implicado desde la multiplataforma virtual creada por los acontecimientos vividos en estos tiempos, recuento y reflexión de sus 39 ediciones, también compartimos palabras anteriores. En ellas anima el espíritu de la unidad y la resistencia. Nada puede suplantar la presencia del pueblo, la maravillosa gente que es el Festival del Caribe, el crisol fundente, el sol que es fuego y lámpara, el abrazo enfebrecido y la promesa del regreso, pero siempre se hace necesario decir.

Con la seguridad de que Cuba vencerá esta batalla, convocamos la 40 edición del Festival del Caribe 2021, dedicada a la cultura de Belice, a los 40 años de la Egrem y a los 40 de la Casa del Caribe. Simbólicamente quemaremos un Diablo que nos anuncia que el mayor problema actual es el sufrimiento, pero no solo por la pandemia de ese terrible virus que ha causado las lamentables muertes del mundo, sino por la enfermedad que es la ignorancia, la asfixia contra nuestros pueblos, el acoso y el odio.

Nos uniremos en las redes y en la vida real, donde se hace la cultura viva que llega a los corazones de la profunda Cuba. Tal vez tengamos que pensar que todos los eventos que no pudimos realizar en estos meses de la manera habitual, podrán unirse en acciones comunitarias y desde las instituciones para celebrar un diciembre que anuncie la continuidad de nuestra elección de vida, a favor de la Patria cultural que es la Revolución Cubana.

En las palabras compartidas en las redes, como inauguración oficial de la edición homenaje del Festival del Caribe, Orlando Vergés, continuador y director de la Casa del Caribe, ha expresado que hubiera sido desleal y hasta perverso celebrar las cuatro décadas en las circunstancias actuales, y cómo, en estos largos meses de cuarentena y aislamiento, se recibió el apoyo de mucha gente, trocado en ánimo colectivo y entusiasta.

1 Comentario

  • María Magdalena, 12 julio, 2020 @ 7:16

    Asistí al Festival del 2019 dedicada a mi amada Borikèn y fue una experiencia extraordinaria… Quiero volver.

Comentarios cerrados.